Saturday, November 08, 2008

G.K. Chesterton, el Apóstol del Sentido Común

David Amado




Una lectura que se echa de menos para una sana e inteligente rebeldía

Lo mejor que se puede hacer con Chesterton es leerlo. Todo lo suyo vale la pena, incluso los poemas, que suelen ser la parte débil de los grandes ensayistas. Lo mismo cabe decir de sus novelas y hasta de los artículos periodísticos.

Con Chesterton pasa como con el cerdo, se aprovecha todo. Para colmo lo que dijo hace casi un siglo sigue teniendo validez ahora. En algunos casos incluso más actualidad que cuando el lo dijo o escribió.

Se lamenta el autor de este libro, que es un recorrido por la obra de Chesterton, de que el autor ha sido ninguneado en las aulas. ¿Qué esperaba? Leer a Chesterton en una escuela provocaría la rebelión inmediata de los alumnos.

Sin embargo su obra sigue estando ahí y tenemos la suerte de que se han reeditado muchas obras suyas en castellano, muchas con traducción revisada. Basta leer a Chesterton para educar la cabeza. Sobresale en él el sentido común, que en su caso, lo guió con anterioridad a la fe. Es el claro ejemplo de que cuando uno sigue a la razón, permitiéndole que se fije en las cosas y no en sí misma, acaba llegando a la verdad y es capaz de reconocerla allí donde se encuentra.

Chesterton educa en la honestidad intelectual. Por esto tampoco cabría en un debate televisivo ni en un debate público de nuestra época. En la suya (muere en 1936) podía hacerlo porque el error universal aún no era criterio de bienestar social.

En este libro, escrito por uno de los máximos especialistas mundiales en la obra del polemista inglés, se recorren algunas de sus obras más importantes como Ortodoxia, Lo que está mal en el mundo, etc.

No están todas las de autor, que lo merecerían, pero lo que se nos ofrece es un recorrido muy válido para conocer a Chesterton y, sobre todo, para descansar en la cordura. Con acierto se cita profusamente al autor inglés. Uno no deja de asentir, reírse, o ambas cosas con cada texto traído a cuenta. Pero lo que más sorprende es su clarividencia.

No puedo dejar de citar un par de textos encontrados en este libro y referidos a temas candentes como la eutanasia o el control de la natalidad. Están en uno de los últimos capítulos del libro y servirán para dar cuenta de que ya vio la amenaza que ahora tenemos encima.

Refiriéndose a los defensores de la eugenesia señala que tienen una actitud hacia el niño que en otra época hubiera sido impensable: “Buscan la vida del niño para arrebatársela” (cosa que pasa ahora cuando se tienen hijos para curar a sus hermanos), o su advertencia sobre el doble lenguaje que propugnarían los defensores de la cultura de la muerte: “El mal siempre obtiene ventaja de la ambigüedad. (…) El mal siempre vence por medio de la fuerza de sus espléndidos bobos; en todas las épocas ha existido una catastrófica alianza entre la inocencia anormal y el pecado anormal”.

No creo que Dale Ahlquist consiga que Chesterton vuelva a las aulas, pero sí que logrará que todos los que lean este libro sientan nostalgia de un mundo en el que es posible razonar y utilizar el sentido común sin miedo de estar locos.

Chesterton lo hizo y su lectura es un antídoto contra tanta superchería mediática, sociológica y pseudocientífica con la que cada día tropezamos. Que nadie piense que es inmune, porque se filtra por todas partes. Pero existe gente grande que nos permite mirar de nuevo al mundo sin dejar de ver lo que realmente hay en él.


G.K. Chesterton, el apóstol del sentido común', por Dale Ahlquist
Forum Libertas

Interview with Thomas Storck

On Cooperative Ownership

John Médaille Interview in Romania

  © Blogger templates Newspaper III by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP